ir a la Página Principal
ir a la página de Documentos
  de Tecnología

Más allá de las cosas del arte
Sandra Pinardi

UN MUSEO QUE SE INVENTÓ A SÍ MISMO
Moraima Guanipa

EL MUSEO CONTRA LA POLISEMIA: NOTA CRÍTICA
Félix Suazo

¿Qué se hace? Los museos y el Estado venezolano
Patricia Morales

¿Museos o mausoleos?
María Luz Cárdena

Si la Cárcel no fuese un manicomio, no sería un museo
Miguel Posani

Caballo de Troya
López Ortega

Páginas de una exhibición
Frank Baíz Quevedo

Museos imposibles
Luis Britto García

El espectáculo más grande del mundo
Armando Gagliardi


¿Qué se hace? Los museos y el Estado venezolano
Patricia Morales

La década de los noventa marca un momento de gran trascendencia en la historia de los museos del país. Se inicia un proceso de consolidación y desarrollo de los museos más importantes a partir de la independencia económica que le otorga la creación de la figura de fundaciones de Estado. Este nuevo esquema surge del seno del Consejo Nacional de la Cultura, con la intención de crear instituciones autosuficientes y cada vez menos dependientes del Estado, otorgándoles la posibilidad real de captación de recursos económicos de distintas instituciones públicas y del sector privado; proceso que se inicia no sólo en el área de museos sino en otros sectores del quehacer cultural.

El logro de esta autonomía en el caso del Museo de Bellas Artes de Caracas, la Galería de Arte Nacional, el Museo de Ciencias Naturales de Caracas, el Museo Armando Reverón, el Museo Arturo Michelena, en principio, permite adoptar y desarrollar una nueva forma de gestión que de inmediato germina a lo largo del territorio nacional como son los casos del Museo de Arte Moderno Jesús Soto, Museo de Arte Contemporáneo Francisco Narváez y Museo de Barquisimeto, entre otros.

A partir de este momento, se hacen necesarias la captación y formación de profesionales especialistas en el área de los museos que asuman esta nueva perspectiva, y también la redefinición y evaluación del papel de las instituciones y la repercusión de su acción en todos los ámbitos.

Esta experiencia, única hasta hoy, orienta en general el crecimiento de nuevos museos en varias regiones, con proyectos que revelan una escala ambiciosa que intenta romper con los conceptos tradicionales. Así se registra, por ejemplo, la nueva presencia de instituciones como el Museo de Arte Contemporáneo del Zulia y el Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez.

Dentro del área, esta política comienza a hacerse realidad en el campo de las artes visuales, cuya historia estuvo siempre signada por personalidades que se han caracterizado por su audacia y proyección de futuro. No corren con la misma suerte los museos de carácter histórico, adormecidos y quizás marcados por una línea más académica e investigativa, que no responden a la labor de difusión que debe caracterizar a los museos. Igual suerte han tenido los museos de corte científico-antropológico que, apoyados en importantes colecciones de referencia en las universidades e institutos de investigación, no han logrado hasta la fecha acompasar sus procesos de investigación con lo que está sucediendo en museos semejantes en el mundo.

En los noventa, la Dirección de Museos del Consejo Nacional de la Cultura comienza con mayor fuerza a dirigir su acción hacia el interior del territorio nacional. Ya en el año 1987 ésta realiza su primer censo y registro en el país, y evalúa la necesidad de establecer con urgencia relaciones con todos los museos y conocer sus características.

La formulación en el año 1992 del Sistema Nacional de Museos de Venezuela, establece el desarrollo de una red de cooperación, intercambio de información, de acciones y programaciones conjuntas entre los museos venezolanos. Se realizan los Encuentros Nacionales de Directores de Museos, que abren un espacio a la comunidad museológica nacional para la confrontación de temas de interés muy específico, como lo son las normativas técnicas para museos, una nueva orientación de los museos comunitarios en Venezuela, los aspectos legales del nuevo régimen de fundaciones de Estado, autogestión y gerencia de museos y recursos humanos, y la importancia de los estudios de público. Paralelamente, se impulsan proyectos de infraestructura, se generan programas permanentes de asesorías, cursos y talleres de capacitación, publicaciones, registro e inventario de colecciones de museos, la puesta en marcha del Centro de Documentación e Información para Museos y otras actividades de carácter expositivo, tales como la Bienal Barro de América. Además de un área de financiamiento de proyectos a nivel nacional y una maestría en museología para la formación de profesionales de cuarto nivel.

El surgimiento de nuevas instituciones con distintos perfiles y alcances comprueba la vigencia que la institución museo tiene en el desarrollo de nuestros pueblos, respondiendo a la necesidad de permanencia y trascendencia en el tiempo.

Entonces, comenzamos una nueva fase dentro del proceso, donde las exigencias están dirigidas hacia la consolidación, maduración, reflexión y nuevas propuestas de desarrollo fruto del trabajo emprendido en los años recientes. Hoy, se sucede una revaloración del patrimonio cultural, donde los museos se constituyen en ejes funda- mentales de esta acción y de alguna manera deben asumir la responsabilidad de liderar; apuntalar y proyectar este proceso en nuestro país y en el exterior.

Patricia Morales. Antropóloga. Dirección Nacional de Museos/ Conac.


 

< Anterior Ir Arriba

Siguiente >

 



| instituciones | lineamientos | tecnología | gestión | intercambios | cómo usar el sistema | ayuda |